Cómo Mejorar la Capacidad de Gobernar

Publicado el martes 22, diciembre 2015

Chile requiere articular un centro estratégico de gobierno que contemple la sincronización entre corto y largo plazo, presente y futuro, tramitación de reformas y gestión de gobierno, y que apoye a las autoridades políticas con habilidades para coordinar eficazmente la acción, anticiparse, y asumir metas y proyectos ambiciosos. (Publicado en Estrategia, 22 de diciembre de 2015)

La velocidad de los cambios nacionales y globales requieren de capacidades de anticipación, evaluación, monitoreo, consulta, diseño e implementación de calidad superior a las que tenemos. El diseño estratégico, la elaboración de políticas sectoriales y regionales, la coordinación institucional y las políticas de participación ciudadana no están a la altura de los desafíos que se avecinan.

Hasta ahora hemos utilizado, con relativo éxito, tres instancias para orientar el rumbo y conducir las acciones de gobierno: a) los programas de gobierno elaborados por las coaliciones de partidos políticos, b) el programa de acción de gobierno, que coordina la Secretaría General de la Presidencia, y c) el diseño estratégico táctico del equipo presidencial o “segundo piso”. Actualmente estas tres instancias son deficitarias, con escaso personal de alta calificación y sin una adecuada coordinación institucional.

Además, una cosa es el programa de gobierno elaborado por los partidos para las campañas, otra es la ejecución gubernamental. Como decía el ex gobernador de N York, M Cuomo: se hace campaña en poesía y se gobierna en prosa. Se debe repensar, entonces, como organizar las funciones de diseño, ejecución y coordinación gubernamental a nivel presidencial.

Ante la creciente complejidad han surgido experiencias que los chilenos debemos estudiar. El Banco Interamericano de Desarrollo ha sugerido fortalecer o crear el llamado “Centro Estratégico de Gobierno” ¿Qué funciones debe realizar tal centro estratégico y como se puede institucionalizar? En general, hay acuerdo que el “centro estratégico” debe asistir a la presidencia y ser cercano a la máxima autoridad. Én un régimen presidencialista el Jefe de Estado debe contar con apoyo sólido para diseñar los pasos, la secuencia, la dirección general del programa y la conducción diaria del país, coordinar a los ministerios para ejecución de las políticas, anticipar y reaccionar con celeridad a los imprevistos.

¿Qué propuestas se han elaborado para los paises latinoamericanos? Una es la llamada Delivery Unit, que hace el monitoreo general de las metas, y puede enfocar su influencia para conseguir el cumplimiento de aquellos compromisos prioritarios para el gobierno. Luego se cuentan los equipos de Prospectiva y Estrategia, generales o por tema, sectorial o regional. Ellos exploran los escenarios globales y nacionales, a 10 o 15 años plazo, realizan consultas con expertos, con empresas y la ciudadanía. Las unidades de coordinación interministerial son también instancias para evitar una acción dispersa, que afecta la gestión diaria, o para encarar problemas inesperados, cada vez más frecuentes. A ello se agregan las unidades destinadas al análisis sistemático de conflictos y riesgos. En todos estos frentes tenemos algo avanzado.

Chile requiere articular estas funciones en un centro estratégico de gobierno que contemple la sincronización entre corto y largo plazo, presente y futuro, tramitación de reformas y gestión de gobierno, y que apoye a las autoridades políticas con habilidades para coordinar eficazmente la acción, anticiparse, y asumir metas y proyectos ambiciosos.

En 2011 se cerró el Ministerio de Planificación y lamentablemente no se ha perfeccionado los sistemas existentes, ni hemos creado una institucionalidad sustitutiva. En 2015, Chile se ha comprometido con los Objetivos de Desarrollo Sustentable, en Naciones Unidas y en Paris con metas de emisión para el periodo 2016-2030 Estos compromisos requieren de una capacidad de conducción, monitoreo, corrección, evaluación muy superior a la actual.

Hoy el país cuenta con más gente preparada. Tenemos la obligación de afianzar la capacidad de gobernar. Proponer una estructura que funcione mejor es una tarea indispensable, y debe ser parte de los programas para un próximo gobierno. Podemos ponernos a la vanguardia de América Latina.