Bitar repasa a Piñera por su museo y por decir que Allende era violentista: “Un nuevo ridículo, una cortina de humo” y “tiene una confusión histórica total”

Publicado el miércoles 22, agosto 2018

Publicado en Cambio 21 

Sergio Bitar, pertenece al PPD, su primer cargo político fue ser nombrado jefe de la oficina de planificación industrial de Corfo entre 1968 y 1970, por el Gobierno del presidente Eduardo Frei Montalva. ​

Durante el Gobierno del Presidente  Salvador Allende, y militando  en la Izquierda Cristiana, fue designado ministro de Minería. Luego del golpe militar de 1973, fue relegado en Isla Dawson y otros campos de concentración por más de un año. Al ser liberado, en 1974, vivió diez años como exiliado en Estados Unidos y Venezuela, donde se dedicó a la actividad empresarial.

De regreso la democracia fue senador por Tarapacá. Durante el gobierno del Presidente Ricardo Lagos ocupó la cartera de Educación y en el gobierno de Michelle Bachelet fue ministro de Obras Públicas.

Sergio Bitar conversó con Cambio21 sobre los últimos hechos políticos importantes desarrollados en el país como los cuestionamientos al Museo de la Memoria y el anuncio de Piñera de crear un Museo de la Democracia.

—¿Qué significado tiene para usted el Museo de la Memoria?

La esencia de la convivencia nacional. La valoración como una cohesión nacional a partir del rechazo a las violaciones a los derechos humanos. Permite vivir juntos, permite pensar el futuro juntos. Romper esa visión, poner en duda la condena a los derechos humanos en cualquier circunstancia, debilita esa unidad nacional  y por eso creo que la ciudadanía reaccionó con tanta  fuerza, porque sintió que se estaba tocando algo de la esencia de lo que es el chileno hoy.

Por lo tanto creo que estos episodios del Museo de la Memoria despertó una fuerza más profunda que la afección o no a un determinado museo y a su contenido, se fue a las bases fundamentales  de la convivencia y la cultura chilena.

—Usted cree que, como se ha dicho por algunos sectores, que este museo necesita un contexto histórico que está incompleto.

Bueno, estaría incompleto también si no incorporamos la llegada de los españoles, la lucha de los araucanos, el nacimiento de la República. Todo eso es un juego de palabras, engañoso, para esconder lo que no quieren ver con claridad  algunos y por lo tanto, creo que no tiene destino.

—Sin embargo, ha surgido el anuncio de la creación de un Museo de la Democracia.

Hacer un Museo de la Democracia significa partir desde las luchas republicanas más tempranas. Partir con Bernardo O’Higgins, en el caso de que lo que se quiera analizar, más precisamente lo que ocurrió antes del golpe militar.

Se puede hacer también un Museo de la Unidad Popular, que lo invente el señor Mauricio Rojas , que vaya él a estudiarlo y a organizarlo.

Lo encuentro de nuevo ridículo, creo que esto no tiene ningún valor adicional es una excusa para esconder lo que no quieren reconocer, son una minoría, si alguien puede hablar son los demócratas que conquistaron la democracia y no personas que estaban en contra de los valores que fundan la democracia. Los derechos humanos son fundantes de la democracia del siglo XXI.

Como digo también es una excusa, creo que lo que se discuta de la historia política de Chile tiene que ser abierto y tiene que ser un debate político, no un debate de los valores de la vida. Esas son dos discusiones distintas y no lo quieren reconocer, tendrían que ver ellos si quieren analizar por qué se hizo la Reforma Agraria, por qué se nacionalizó el cobre, por qué se organizaron los trabajadores, cuáles han sido las luchas populares desde los comienzos del siglo XIX. Y de nuevo no hay entonces, no hay moción para eso. Creo que es una cortina de humo.

–Era el momento adecuado para anunciar un Museo de la Democracia

Creo que Piñera está entrampado en una coalición que sigue mirando hacia atrás, con un sector más duro que le presta su apoyo al Presidente, darle votos en el Parlamento. Quizá hizo falta (ayer) el tema en la entrevista (de Piñera en canal  24horas) plantearlo como una introducción con este tema como para darle el espacio político para respaldar el otro. Creo que él, tiendo a pensar que por sus orígenes y por su lucha, también contra Pinochet al comienzo, y la habilidad que siempre ha tenido para acercarse a la derecha para ser candidato a Presidente, .creo que hace un gesto, una inclinación hacia la derecha para moverse con alguna soltura y sacar al ministro de Cultura. Eso lo encuentro más como una maniobra que como una convicción.

— Cómo califica usted los dichos de personas de derecha sobre el Museo de la Memoria que no lo conocen

Si uno piensa que el golpe militar ocurrió hace 45 años tiene que entender que, prácticamente es casi medio siglo que Chile ha luchado por una democracia que tiene dos pilares que es la justicia y los derechos humanos y qué es lo que le ha dado cierta ventaja a Chile respecto de otras transiciones, de otras realidades, que permite mirarse a la cara unos con otros.

Creo que este ya no es un tema de derecha e izquierda, quienes reaccionan como lo están haciendo, al cuestionar el Museo de la Memoria, están intentando borrar una parte de la historia de la cual se sienten culpables porque no hay justificación posible. Pero eso no es nuevo, los grupos dominantes , que han cometido atrocidades muchas veces para defender sus intereses,  lo han hecho tantas veces. El que domina escribe la historia y ahora, el pueblo está escribiendo esta historia, por lo menos este pedazo de la historia.

Hace poco inauguramos en Iquique con la presencia de la Presidenta (Michelle Bachelet) en la Fundación que cree y que presido; Humberstone y Santa Laura. Una sala completa sobre la matanza de Santa María de Iquique. Y lo que me impresionó cuando analizamos los hechos de que no hay en Chile ningún espacio físico o un museo que revele todos los detalles de esta matanza. Y eso por qué, porque se trata de borrar la historia. De manera que, al final, esta es una lucha ética, que algunos le dan forma política pero creo que es una lucha ética, por los derechos universales del ser humano y todos deberían sumarse a ella. Si son inteligentes debían tomarla como una conquista del espíritu chileno, de humanidad y de proyección mundial.

Y esto tiene que ver también porque ocurrió al mismo tiempo con la elección, por unanimidad, de la Presidenta Bachelet , como la encargada de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, uno de los cargos más importante, es otra forma de negar aquello porque los mismos          que pusieron en duda el Museo de la Memoria cuestionaron  a la Presidenta Bachelet y a su designación. Creo que son los resabios, los últimos estertores de una derrota estratégica de sectores violentistas de extrema derecha.

— Qué opinión le merece que Piñera haya dicho que el Presidente Allende era violentista y antidemocrático

Eso si que es una distorsión de la historia, por eso que yo los invito a que se queden a hacer los museos del período de la Unidad Popular, porque van a ver  que quien dirigió ese período en la historia de Chile, es el hombre que luchó siempre por la democracia, siempre en democracia, siempre ganó a través de las elecciones y diseñó toda una proyección de Chile para hacer transformaciones importantes en democracia.

Esa es la esencia que le da la proyección mundial que tiene la figura de Allende. Otro cuento son gestión, problemas económicos, no haber comprendido la magnitud de la guerra fría, ni los intereses norteamericanos como se iban a atravesar . Todo eso se puede discutir, pero el hecho concreto es que en ese período, si algo lo caracterizó, es que se hizo todo en un marco democrático.

No hubo ningún preso político, nunca se tocaron los medios de comunicación social, el Parlamento actuó a cabalidad, la gente actuó con todos sus derechos, se jugaron todas las fuerzas dando la máxima elasticidad a las instituciones democráticas chilenas. Por lo tanto, distorsionar la realidad  calificando al Presidente Allende de violentista , de no demócrata es realmente una confusión histórica total.

Ahora, siempre habrá distintas posiciones sobre la historia y es legítimo que algunos critiquen al gobierno de Allende y otros critican a otros gobiernos, en el plano de la política, de la actividad humana que significa gobernar. Eso es completamente distinto al plano de los valores éticos fundamentales que tienen que ver con el derecho universal de las personas de vivir  y no ser aplastadas y asesinadas. Esos dos niveles es lo que confunde la derecha y por lo tanto, el debate de la historia de Chile estará siempre abierto.

En lo otro tenemos que ser completamente inclaudicables y es por eso que uno se  siente orgulloso que la sociedad chilena haya reaccionado como lo hizo, con una fuerza incontenible y eso  es lo que hace que también nosotros tengamos la certeza de que los derechos humanos , que muchas veces la derecha calificó como algo secundario, que no aparecía en las encuestas, es la esencia de lo que somos, no es el consumo, ni el crecimiento económico, no es la fama, es el derecho a vivir en paz y convivir con el otro respetando sus propios valores. Eso a mi juicio es lo esencial y ojalá los que aún rechazan eso inclinen la cabeza , entiendan esto y discutan de política todo lo que quieran discutir .