Buscan sacar de Lista de Patrimonio en Peligro de Unesco a Humberstone y Santa Laura

Publicado el domingo 3, diciembre 2017

Publicado en El Mercurio

En febrero, la Corporación Museo del Salitre inaugurará el Centro de Interpretación del Salitre, en el que los visitantes conocerán, a través de esculturas a escala humana, cómo era la vida en las salitreras.

“En 2018, la Dibam irá a la próxima reunión de Unesco y pedirá que se reconozcan todos los avances que ha hecho, y sacar del listado de Patrimonio Mundial en Peligro a la salitrera a partir de 2019”.

Las palabras de Sergio Bitar, presidente ejecutivo de la Corporación Museo del Salitre, obedecen a una apuesta que, de a poco, se ha ido concretando y uno de cuyos pasos finales se está dando ahora con la llegada de las últimas esculturas a escala humana para la ex oficina salitrera Humberstone. Obras que serán parte del Centro de Interpretación del Salitre (CIS), un museo interactivo que cobrará vida en la pulpería del lugar, recientemente restaurada.

El proyecto incluye 20 salas, y quienes lo visiten encontrarán, entre otras cosas, una tienda, una carnicería, un almacén, una panadería y una sala de alimentos. Allí no solo se explicará al visitante cómo se vivía en la época dorada del salitre, sino también detalles como desde dónde llegaba cada alimento.

El encargado de darle vida a la exposición es el escultor arequipeño Fredy Luque, autor de las 29 esculturas, todas a escala real, de personajes que permitirán darle vida a cada una de las salas. “No quería que fuera una pasiva y vaga representación de personajes en su labor. La búsqueda del valor expresivo nos permitió impregnarlos de dramatismo y sentido teatral”, asegura.

El artista trabaja con un equipo de artesanos, soldadores y pintores, que le ayudó a dar forma a diversos personajes que habitaron en las salitreras. Además, el centro incluye una sala de máquinas, donde se instaló una locomotora y una planta de lixiviación que explica el proceso para convertir el caliche en el mineral que luego se exportaba.

Este último proceso es más difícil de representar, pero se instalaron mapas y se elaboró una detallada maqueta del velero “Preussen”, de 127 metros de eslora (largo), una de las tantas naves que recalaban en el norte del país con destino a Europa o Estados Unidos.

La idea del CIS es dar cabida también a los pasajes menos luminosos de la historia salitrera.

En el centro -que se entrega en enero- se construye además una sala que recordará la matanza de la escuela Santa María, con una maqueta del Iquique antiguo y una línea de tiempo que contará la historia del movimiento obrero nortino. Con ayuda del Servicio de Impuestos Internos se accedió hasta a los colores de cada casa de la época.

También se habilitará un centro de documentación que permitirá acceder a la información recopilada desde que ambas salitreras fueron nombradas Patrimonio de la Humanidad, en 2005, por la Unesco.

Actualmente se trabaja en el proyecto para un Centro de Interpretación del Yodo, que se instalará en la casa de Administración de la oficina Santa Laura, “para lo cual se debe restaurar primero el edificio, pero debemos ir a pedir los fondos al consejo regional”, dice Bitar.

El presidente de la corporación cree que “todo esto nos permitirá, después de casi 15 años de lograr su reconocimiento por la Unesco, poder sacarlas del listado de en peligro, lo que permitirá no solo ganar prestigio como país, sino tener un mejor acceso a fondos para seguir recuperando las salitreras”.