Sergio Bitar recomienda dividir la reforma a la educación superior y no enviarla en diciembre

Publicado el domingo 1, noviembre 2015

El ex senador afirma que un punto crucial de este cambio será el fortalecimiento de las universidades estatales para que aumenten en dos tercios su matrícula hacia 2025. (Publicado en El Mercurio, 01 de noviembre de 2015)

El último calendario legislativo que fijó el Ministerio de Educación contempla que el proyecto de ley de la reforma a la educación superior debe ser presentado en diciembre para que su tramitación ocurra en 2016.

Pero según el ex ministro de la cartera y actual integrante del consejo asesor para la reforma, Sergio Bitar (PPD), lo más recomendable sería dividir la reforma en cuatro proyectos de ley, y que estos ingresen al Congreso a partir del próximo año y de forma espaciada para que tengan ritmos propios de discusión.

“El plazo de diciembre sería extremadamente prematuro, más todavía cuando ahora se enviará el proyecto de Nueva Educación Pública y está por salir el de la Carrera Docente”, dice. Por el contrario, explica que “en enero y febrero no hay actividad mayor, son meses en los que puede avanzar una propuesta”.

Los cuatro proyectos que propone enviar son: uno de financiamiento estudiantil, referido al cambio del sistema voucher al pago directo a la institución; uno de calidad, que forme una agencia aseguradora y que cambie el sistema de acreditación; uno de institucionalidad, que establezca la superintendencia y la subsecretaría del sector, y uno de fortalecimiento a las universidades estatales.

Además, cree que deben ser enviados otros dos proyectos paralelos: uno que permita transformar los centros de formación técnica e institutos profesionales en sociedades sin fines de lucro “para que sus estudiantes puedan acceder a la gratuidad”, y otro que establezca un ministerio para la ciencia y la investigación.

Según Bitar, esta es una sugerencia que podría tener cabida entre las autoridades, porque “el Gobierno quiere que 2016 sea el momento de una reflexión más profunda, para que podamos aprobar normas que no requieran, como la reforma tributaria, de una revisión posterior”.

Y explica que “el sistema es de tal complejidad que enviar un solo proyecto puede significar una demora enorme, porque en algunas áreas hay más consenso, y en otras mucho menos”.

Por ejemplo, dice que crear una superintendencia es una idea aceptada en el mundo político, por lo que podría ser aprobada con facilidad y “nos puede proveer de información y resguardo para que haya confianza de que lo otro que se va a hacer se base en la calidad”.

Para ir ajustando estos cambios, Bitar cree que la aplicación de la gratuidad en 2016 -que es parte de la Ley de Presupuestos- es fundamental. “Creo que lo que se acuerde ahora sirva para probar cómo funciona este primer paso, y no determine ni condicione cómo será el sistema definitivo”, destaca.

Además, cree que el tiempo de discusión de la reforma permitirá reorganizar la estructura del Mineduc, porque “es muy débil para la magnitud de la tarea que tiene por delante”.

Universidades estatales

A juicio del ex ministro, la reforma no quedará completa si no mejora el financiamiento y calidad de las universidades estatales, para lo cual se les debe incrementar su matrícula.

“La única forma para destinar recursos seguros a las estatales, es con un plan de expansión, para que pasen de 150 mil alumnos a 200 mil en 2020 y 250 mil en 2025, con recursos del Estado, que les permitan tener profesores, infraestructura y mejor investigación”, propone.

Plantea, además, que se debe crear un sistema de recintos estatales, y reforzar los planteles regionales “para que cumplan un rol creciente en el proceso de descentralización” que impulsa el Gobierno.

Sobre el rol público de las instituciones, el ex ministro plantea que “todas deben tener al menos acreditación obligatoria y una regulación del Estado mayor que la actual”. Y sobre la gobernanza de los planteles, sostiene que instaurar el derecho a voto de los estudiantes en los órganos colegiados “sería un error hoy”.