Política exterior de Chile hacia África

Publicado el jueves 27, septiembre 2012

Publicado en  El Mercurio
Mi viaje a África para entrevistar a líderes que hicieron transiciones a la democracia me ha permitido analizar el futuro de esta región y reflexionar sobre nuestros intereses en esta área del mundo. He estado en Accra (Ghana), Johannesburgo y Ciudad del Cabo (Sudáfrica), y Addis Abeba (Etiopía), donde está la sede de la Unión Africana.

África está creciendo rápido, con una clase media emergente, nuevas empresas, necesidades de bienes, conocimientos y contactos. Quienes están más compenetrados con este futuro, además de las ex potencias coloniales, son China, Estados Unidos, Brasil y pronto vendrán otros más agresivos. China regaló una sede espectacular a la Unión Africana en Addis Abeba, un edificio moderno bellísimo. Brasil tiene más de 40 embajadas en África, nosotros en el Subsahara sólo dos. África ha alcanzado 1.000 millones de habitantes, de los cuales hay 850 en la zona subsahariana. En América Latina somos 600 millones. ¿Qué pasos dar?

Primero, Chile debe expandirse en África desde ya. Podemos hacerlo solos o asociarnos con otros países latinoamericanos. En particular, debemos explorar una colaboración con Brasil, país que por el origen de su población negra tiene una cercanía natural, y en particular, con las naciones de lengua portuguesa, las más grandes, Angola y Mozambique.

También podemos pensar en Sudáfrica con quien tenemos buenas relaciones después del fin del apartheid . Incluso nuestra experiencia de la Comisión de Verdad y Reconciliación creada por el Presidente Aylwin (1990-1994) sirvió a la creación de su equivalente, al asumir Nelson Mandela en 1994. Además, ambos tenemos altas capacidades en el área minera.

¿En qué países del África subsahariana instalarnos primero? Pensando en población, los mayores son Nigeria (160 millones), Etiopía (85), Congo RD (70) y Sudáfrica (50). En Sudáfrica ya estamos. Por nivel de ingreso habría que agregar países menores, Bostwana, Seychelles y Guinea Bissau; por democracia, Ghana (25) y Kenia (donde ya estamos).

En una revisión preliminar, creo que al menos debiéramos empezar en Lagos, Nigeria y Addis Abeba, Etiopía; y considerar luego Ghana en la costa occidental, y Tanzania (40) en la oriental. Esta es una inversión a futuro, donde nuestras empresas y la cooperación internacional de Chile deben estar presentes. Juntos con otros países de nuestra región, en una operación latinoamericana de largo alcance, podemos adelantarnos a lo que vendrá, estrechar relaciones y lograr mejorías económicas para ambos. ¿Está el gobierno actual analizando estas opciones?


Comments are closed.