Sergio Bitar cuenta cómo ayuda a prima lejana en Siria y realiza gestiones para traer a refugiados

Publicado el domingo 13, septiembre 2015

Publicado en El Mercurio, domingo, 13 de septiembre de 2015.
El dirigente político es partidario de que Chile realice gestiones en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para que haya paz en Siria, al igual como se hizo en 2003 contra la invasión de Irak.

Sergio Bitar Chacra se enteró por un familiar en Australia que a su prima lejana Mery Bitar le habían bombardeado su casa en Homs. Esa ciudad, la tercera más grande de Siria, es el hogar de muchos Bitar y de allí vino, a inicios del siglo XX, el padre del ex ministro de Educación y ex senador, Nazmir Bitar. Mery Bitar se encontraba en condiciones desesperadas, viviendo con el equivalente a US$ 100 al mes.

Bitar activó sus contactos en las embajadas y con un conocido de la Embajada de Chile en Siria logró enviarle algún dinero. Y volvió a hacerlo con otro funcionario diplomático. Su prima -cuyo abuelo era hermano del abuelo de Sergio Bitar- pudo comunicarse para agradecérselo. Hoy siguen en contacto y los hermanos Bitar Chacra -Lorenzo, Sergio y Virginia- siguen ayudándola.

Pero la inquietud del dirigente político no queda ahí. «Esta es una crisis que no tiene solución por ahora y con la foto del niño (Aylan Kurdi, encontrado muerto en una playa de Turquía), hubo una explosión de la conciencia y eso desató un sentimiento mucho más grande de toda la gente», afirma.

Por ello, el sábado pasado, 5 de septiembre, habló con el canciller Heraldo Muñoz y con el ex Presidente Ricardo Lagos, con quien Bitar tiene una gran afinidad personal y política. «Heraldo me contó que estaba a su vez hablando con la Presidenta para tomar decisiones en esto», confidenció el también ex senador por el PPD.

Finalmente, los ministerios de Relaciones Exteriores y de Interior decidieron que Chile acogerá a un grupo de entre 100 y 150 sirios que desean abandonar ese país. «Antes habíamos constituido un grupo para traer refugiados, pero no había resultado mucho… Ahora en cambio, las conciencias se despertaron», resume Bitar. «Este es un gesto que engrandece a Chile, somos verdaderamente el asilo contra la opresión», agrega. El ex senador canaliza y recibe muchas ideas para ayudar a los refugiados sirios. Le han llegado ofrecimientos para dar alojamiento en Chiloé. El ex parlamentario Sergio Velasco tiene una casa lista en El Tabo para recibir a los migrantes; también se le acercó por lo mismo Reinaldo Sapag. El provincial de la Congregación de los Sagrados Corazones en Chile, Alex Villegas, le ofreció su ayuda.

El ex ministro es partidario de que Chile realice una gestión en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que traiga paz para Siria. Algo similar a lo que hizo Chile en 2003 contra la invasión de Irak, cuando Chile se puso de acuerdo con México. Aunque lo ha planteado extraoficialmente, aún no tiene una respuesta. «La grandeza de un país no es su tamaño físico, es por los principios morales que defienden y me parece que si en esa ocasión nos opusimos a una acción que resultó ser muy negativa para el mundo, hoy podemos hacer lo mismo por el pueblo sirio, del cual nadie se preocupa», dice.

De Homs a Valparaíso

El vínculo que tiene Sergio Bitar con Siria proviene de su padre, Nazmir Bitar, quien llegó a Valparaíso en 1927 desde lo que entonces se denominaba la Gran Siria, parte del Imperio Otomano, que comprendía lo que hoy son Palestina, Líbano y Siria.

El viaje de Nazmir partió de Beirut, siguió hacia el puerto francés de Marsella, cruzó el Atlántico hasta Buenos Aires y de ahí a Valparaíso, a través de la ruta por el Estrecho de Magallanes. Llegó a Chile, cuenta su hijo, porque su tía había emigrado al país en 1890. Aunque no sabía español, Nazmir Bitar sí hablaba francés y era cristiano; no le fue tan difícil adaptarse. Décadas después, Sergio Bitar visitó Homs, hoy reducida a ruinas, en una delegación parlamentaria. «Uno está lejos e igual siente la pérdida de ese patrimonio», reflexiona.